jueves, 8 de octubre de 2009

ESTRUCTURA ECONÓMICA Y SOCIAL DE VENEZUELA

Estructura económica y social de Venezuela desde
1830 a 1935

Desde el inicio del año 1830 el proceso económico avanzó con lentitud en los diferentes sectores de la economía nacional. Su característica principal fue la de ser un país eminentemente rural con una actividad agropecuaria, siendo el factor más importante de ésta actividad la tierra y su explotación. En esta tónica se mantuvo este proceso hasta 1870, cuando en el primer gobierno de Guzmán Blanco empezó a manifestarse un desarrollo, con influencias foráneas, dándole un empuje a la economía que se encontraba estancada.



Para el siglo XX con la aparición del petróleo en la economía venezolana empieza a desarrollarse un poco más rápido, gracias a los incentivos generados por la actividad petrolera, la cual generó recursos fiscales que facilitaron la dinámica económica del país, a través de actividades comerciales, trabajo minero incluyendo la industrialización. En tal sentido la estructura económica abarca los sectores: agropecuario, comercial, minero e industrial.

Agropecuario Comercial Minero Industrial

Ingresos fiscales
Los ingresos fiscales son todas las cantidades de dinero que, por diferentes conceptos ingresan al Tesoro Nacional, por supuesto esas cantidades de dinero no permanecen estáticas, sino que las mismas presentan cambios constantes, de acuerdo al comportamiento de los mercados tanto internos como externos, los cuales activan la economía venezolana. Estos ingresos son importantes para el desarrollo nacional, pues de ellos depende la preparación y aplicación del presupuesto Anual de la Nación, los cuales hasta finales del siglo XIX fueron por diversos conceptos, tales como aranceles aduaneros, impuestos varios entre otros.


Capital Internacional en Venezuela:
Entendido como tal, es la organización afianzada en el gran capital financiero cuyo fin es la dominación íntegra del proceso industrial y del comercio internacional. Desde la fundación de la República en 1830 hasta la muerte de Juan Vicente Gómez en 1935, las condiciones socio-económicas en Venezuela eran campos interesantes para las inversiones extranjeras.

Estas inversiones entran al país con el propósito de establecer industrias, para dar apertura a los centros de comercio y construir vías de comunicación, ya que para el momento eran casi inexistentes, aprovechando el recurso de la mano de obra barata de la población y de la abundancia de materia prima, además del desinterés del gobierno en tal materia. En tal sentido, se puede delimitar el número y la naturaleza de las causas que trajeron el capital extranjero, las cuales figuran:

Causas políticas:

facilitar la entrad de los instrumentos financieros al país, con facilidades de operación, con beneficios para los gobernantes y poco riesgo para los inversionistas; pero con daños a la economía del país.

Causas internas:
salir del subdesarrollo y estancamiento económico, a través de acciones favorables como la construcción de vías de comunicación, seguridad para la ampliación comercial y constantes medios para lograr la subsistencia.

Causas lógicas:
la inexistencia de impuestos excesivos, ausencia de gravámenes sobre capitales ociosos y, especialmente, la ausencia de industrias y vías de comunicación, esto llamó la atención para buscar nuevas áreas de inversión especialmente en la industria petrolera. Estas inversiones se acentuaron más por la iniciación de los trabajos de explotación con el descubrimiento de los campos petroleros de Mene-Grande, Lagunillas, Casigua-El Cubo, Los Barrosos, La Rosa y otros, lo que contribuyó a transformar la estructura económica y social de base agrícola, y las consecuentes relaciones políticas.




Política de Concesiones petroleras
Entendiéndose por concesión el derecho que otorga el estado a persona natural o jurídica, para usufructuar ciertas áreas del territorio nacional por determinado tiempo con la finalidad de explotar las riquezas que en esa área se localicen.
Esta política se inició en 1905 bajo el gobierno de Cipriano Castro otorgada a Eduardo Echenagucia en el Estado Zulia, quien no llegó a explotarla revirtiéndose a favor del Estado. Ese mismo año se promulgó el Régimen de la Ley de Minas, con su Reglamento, los cuales fueron la base del otorgamiento de las primeras concesiones para la evolución de la industria petrolera.


Estableciéndose en ella un impuesto anual de dos bolívares por hectárea de la concesión, mas cuatro bolívares por tonelada métrica de petróleo exportado. También establecía que la duración de los derechos de explotación era por un período de cinco años, la cual debía iniciarse dentro de los cuatro años siguientes del otorgamiento del título.

En 1907 fueron otorgadas cuatro concesiones más: dos millones de hectáreas fueron entregadas a Andrés y Jorge Vigas; un millón a Antonio Aranguren; quinientas mil a Francisco Jiménez Arraíz y quinientas mil a Bernabé Planas. Igualmente se establecieron cuatro años para iniciar la exploración y una duración de cincuenta años para desarrollar esta actividad, disfrutando de diferentes alternativas en relación al pago de impuestos. De tal manera, que en el régimen de Juan Vicente Gómez se profundizó la política de concesiones iniciadas por Cipriano Castro. Para 1909, se otorgaron concesiones a John Allen Tregelles, representante del Consorcio Británico Venezuela Development Co. Igualmente recibió concesiones Rafael Max Valladares, apoderado de la General Asphalt, conformando así el primer lote de concesiones.
Juan Vicente Gómez

El segundo lote de concesiones cubría los Estados Anzoátegui, Carabobo, Monagas, Mérida, Trujillo, Yaracuy y parte de los Estados Zulia, Falcón y Sucre, inició la explotación del primer pozo petrolero. Luego este lote fue traspasado a la Caribbeam Petroleum Co. Por Rafael Max Valladares el 4 de Enero de 1912. Entre 1912 y 1916 diferentes situaciones de orden internacional caracterizaron este periodo, mientras en Venezuela la exploración intensiva dejaba al descubierto la potencialidad del hidrocarburo, con la perforación de los pozos Zumaque 1, convirtiéndolo en un negocio rentable.

Debido a este suceso, el 26 de Junio de 1915 se promulga una nueva Ley de Minas, con la participación de abogados de las Compañías Petroleras, con el fin de beneficiar a las mismas, esto preocupó a los Estados Unidos por el predominio británico que tenían para la obtención de títulos concesionarios. Para 1917 se dio inicio a la explotación comercial y a la organización de las actividades petroleras.





En 1918 finaliza la primera etapa de las inversiones de excedentes de capital financiero monopolista en Venezuela. Estas exportaciones de excedentes de capital y su inversión en la exploración y explotación de los yacimientos petroleros introducen modificaciones en la estructura económica y social del país, especialmente a partir de 1920. Sin embargo, la economía quedó sustentada por un sistema rural � latifundista y la producción agropecuaria dependiendo del mercado exterior capitalista, esto se pueden apreciar en los siguientes datos: en 1917 a 1918 la exportación de petróleo fue de 21.194 toneladas métricas, con un valor de Bs. 899.673, frente a un exportación de café que ascendió a 58.8719 sacos, valorados en Bs. 29.121.622.



En 1918 � 1919, la exportación de petróleo fue de 18.833 toneladas métricas, con un valor de Bs. 817.229 y la de café ascendió a 1.375.034 sacos, con un valor de Bs. 115.093.198; en 1919 � 1920 la exportación de petróleo estuvo representada por 18.566 toneladas métricas, valorada en Bs. 1.067.435, mientras que la de café equivalía a 739.221 sacos, con un valor de Bs. 101.723.718, y en el año económico 1920 a 1921, la exportación de petróleo ascendió a 100.970 toneladas métricas con un valor de Bs. 5.261.443. Mientras que la exportación del café equivalió a 622.421 sacos, con un valor de Bs. 45.357.205, es decir, que el café como producto de exportación predominó sobre el petróleo hasta la segunda década del siglo XX, en la década siguiente éste predominio cambio.

A partir de 1920 hasta 1935 se afianzó el perfil minero exportador en la economía nacional y también se hizo evidente la transformación en la sociedad venezolana. La injerencia del capital foráneo en las inversiones dieron un salto de grandes proporciones especialmente al perforarse los Pozos Barrosos 2. En cifras pasaron de 40 millones de dólares en 1922 a 250 millones de dólares en 1926; este incremento se orientaba a la explotación intensiva del petróleo. Las exportaciones se incrementaron de 100.970 toneladas métricas en 1921-1922 a 6 millones de toneladas métricas en 1926, con un valor de Bs. 250 millones. A partir de ese momento la explotación petrolera superó por primera vez a los ingresos provenientes de las exportaciones agrícolas.


Los comerciantes:
Eran los integrantes de la burguesía mercantil, quienes realizaban el comercio exterior y todas las operaciones mercantiles con las casas comerciales establecidas en el país. Esta clase social era tan reaccionaria como la de los terratenientes, con ellos compartían los beneficios del poder, en los cargos públicos y usufructuaban los beneficios logrados de la explotación de los campesinos. A esta clase social se debió la promulgación de la Ley del l0 de abril, la cual defendía sus intereses aumentaba el capital por la práctica de la usura por parte de estos. Sin embargo, esta ley siguió aplicándose aún después de abolida, causando desajustes socio-económicos en la sociedad.


Los artesanos:
Ellos representaban el sector industrial de la época, generalmente, la mayor parte de este sector era de condiciones económicas reducidas, ya que había poca demanda en el ramo artesanal. En la escala social ocupaban el tercer lugar, como agentes indispensables en el oficio para el desarrollo de la vida, integrado por los carpinteros, herreros, maestros de obra, pintores, escultores, panaderos, sastres, músicos, maestros, médicos y otros.

Los campesinos:
Estos desarrollaban su actividad en las zonas rurales del país, eran numerosos pero sus condiciones socio-económicas eran de bajo perfil, trabajaban en hatos y haciendas de los terratenientes o en sus propios conucos y pequeños fundos, estaban distribuidos en tres grupos: los pequeños propietarios, los peones y los aparceros.



Pequeños propietarios: Eran dueños de tierras de reducida superficie. Con sus productos aseguraban el sustento de la familia.
Los peones: Eran campesinos que prestaban sus servicios a los terratenientes, dependían económicamente de ellos.
Los aparceros: Eran los que lograban de los terratenientes la tierra para trabajarla.



Los esclavos:
Constituyeron el nivel más bajo en la escala social, en 1830 constituían una población de 42.500 personas; para el año 1854, cuando se abolió la esclavitud llegaban a más de 50.000, a partir de este momento cambia el cuadro estructural de la sociedad venezolana, ya que al desaparecer la esclavitud, el pueblo llano se reforzó con los individuos de condición libre, es así como la sociedad quedó reducida en su estructura en tres grupos: terratenientes, comerciantes y pueblo llano.

El pueblo llano no varió mucho en su condición; los profesionales siguieron en la comodidad, debido a la adquisición de bienes producto de su profesión; los obreros y trabajadores, en general, siguieron en la misma situación de hombres libres, aparentemente iguales ante la ley. Sin embargo, esto no fue así , ya que para ejercer el derecho al sufragio o para algún cargo oficial, debían ser propietarios de bienes raíces o tener excelentes ingresos anuales por el ejercicio profesional.


Para finales del siglo XIX la pirámide social presentó variaciones, como resultado de los cambios en el campo socio-político y económico. Observándose en ella que el nivel más alto de su estructura se encuentran los terratenientes y en el más bajo las personas de ocupaciones sencillas como el servicio doméstico y los campesinos, pero dueños de su libertad. El dinamismo social a finales del siglo no permitió el estancamiento que se vio a principios del siglo. Sin embargo, el movimiento industrial y empresarial fue tomando auge en el país, proyectándose sobre los terratenientes una nueva clase, la burguesía, la cual tenía buena posición económica, permitiéndoles absorber a los terratenientes y a los grandes comerciantes.

A partir de 1920 hasta 1935, la sociedad venezolana presentó nuevos estamentos: la clase alta; la burguesía (ricos acomodados); la clase media integrada por profesionales, artesanos y comerciantes; y la clase baja o proletariado integrado por todos los trabajadores en diversas actividades incluyendo el servicio doméstico y el campesino.


Para finales del siglo XIX la pirámide social (crear hipertexto 4) presentó variaciones, como resultado de los cambios en el campo socio-político y económico. Observándose en ella que el nivel más alto de su estructura se encuentran los terratenientes y en el más bajo las personas de ocupaciones sencillas como el servicio doméstico y los campesinos, pero dueños de su libertad. El dinamismo social a finales del siglo no permitió el estancamiento que se vio a principios del siglo. Sin embargo, el movimiento industrial y empresarial fue tomando auge en el país, proyectándose sobre los terratenientes una nueva clase, la burguesía, la cual tenía buena posición económica, permitiéndoles absorber a los terratenientes y a los grandes comerciantes.




La Cultura:
En toda sociedad han existido diversos factores que han modelado la conducta de los individuos, entre ellas se pueden mencionar la cultura. Entendiéndose la misma como el resultados de la adaptación y ajuste de los recursos de fácil consecución, adecuándolos a la actividad social en búsqueda de un objetivo común. También, es el resultado de cultivar los conocimientos intelectuales del ser humano, para lograr un desarrollo cultural y artístico.


Desde el primer contacto con el castellano hasta hoy día, en Venezuela las manifestaciones culturales han estado activadas por una dinámica constante en la que el panorama cultural de la sociedad venezolana se ajustó a todas las explicaciones conceptuales sobre el tema. Naturalmente, que las bases del movimiento cultural venezolano se enmarcó en la época de la Colonia, sostenidas con los aportes de la cultura aborigen y la influencia de la cultura hispánica de entonces, pero esas bases fueron ajustándose a las exigencias del momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada